lunes, 6 de julio de 2015

16 · Las otras islas - Antologia



























El libro de hoy es “Las otras islas”, es una antología de varios relatos que tratan sobre la guerra de Malvinas. Lo compre en la feria y está firmado por Marcelo Birmajer, con una letra un tanto complicada, pero que a fin de cuentas se entiende, de la siguiente manera: Para Yoana, con cariño.

Sinopsis

La Guerra de Malvinas se desarrolló a lo largo de poco más de dos meses pero el conflicto bélico marcaría para siempre a varias generaciones de argentinos, y muy especialmente a los miles de jóvenes que se vieron por primera vez con un fusil en la mano.
Los relatos aquí reunidos dan cuenta de los sueños y esperanzas que quedaron truncados para siempre, de la experiencia crucial que dejó ese contacto directo con la muerte, y de las cicatrices de una sociedad que todavía no ha podido enfrentarse con sus propios fantasmas. Estos nueve cuentos, como las piezas de un rompecabezas, recuperan escenas de la vida cotidiana de jóvenes anónimos que formaron parte de un tiempo marcado por la violencia y la irracionalidad.

Mi humilde opinión

A penas abrimos el libro nos encontramos con una frase de Jorge Luis Borges (Es una locura que ahora encuentre frases de Borges por todos lados, o tal vez antes las dejaba pasar y no le prestaba la atención debida): “Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiados famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel”. Impresionante, impresionante caer en la cuenta que millones de niños, porque eran niños, desprotegidos fueron mandados a una isla de la que ni tenían idea con la misión de matar a otras personas, a otros niños que estaban más preparados, tal vez mas entrenados, pero con los mismos miedos, seguramente. Yo aquí, lejos de aquella realidad ni siquiera puedo imaginar la situación de un niño de dieciocho años que es mandado a la guerra, de un niño que ve como su hermano es enviado a pelear, de una madre o padre que ve como su hijo debe ir a defender a su patria mientras esta entre las posibilidades el encuentro con la muerte ¿Quién puede pensar en ello como algo normal, como algo natural? Es una completa locura.

La penitencia – Marcelo Birmajer: Nos habla de la situación de una familia constituida por un padre, una madre, un hijo que se encuentra en la casa y otro, que es enviado a la guerra, del cual no tienen noticias por mucho tiempo; como esto va desgastando las relaciones familiares y un final impresionante entre tanta tristeza. Un relato que logro impresionarme, un relato que habla de lo cotidiano.

El puente de arena – Liliana Bodoc: La autora tiene una pluma sensible y delicada que me ha dejado con la boca abierta. Es el relato más breve pero aquel que podría releer mil veces. Un relato emocionante, mi  historia preferida.

Clase 63 – Pablo de Santis: Nos cuenta la historia de desconocidos que a partir de la guerra se hacen conocidos, la importancia de los consejos y las barbaridades a las cuales fueron expuestos jóvenes de apenas diecinueve años.

Memorándum Almazán – Juan Forn: Fue el relato que más me costó leer. Es lento, pausado y sin demasiados sobresaltos. Trata sobre la guerra de Malvinas pero no de forma totalmente directa. Para ser sincera, fue uno de los que menos me ha gustado.

Las otras islas – Ines Garland: Es encarado desde la perspectiva de una niña, vive en unas islas lejos de aquella otra isla, donde se desarrolla la guerra. Ella vive con sus padre y hermanos, tiene una amiga y a partir de ese verano, un par de amigos. Su mirada es cruda pero de lo más realista que he leído: “Los gobernantes de allá y de acá, los que tomaron las decisiones, están en los libros de Historia. Yagu y Tatu, no. De ellos, si no hablo yo, no habla nadie.” Uno de mis relatos favoritos.

El alimento del futuro – Pablo Ramos: Una historia de barrio, de lo que ocurrió entre vecinos y amigos en plena guerra. Los diálogos más desopilantes están aquí pero hacia el final tienen una crueldad tan realista que te deja en shock. Se suma a uno de mis relatos favoritos.

Me van a tener que disculpar – Eduardo Sacheri: Sera que no me interesa demasiado el futbol como para poder disculparlo, será que idolatra tanto a esa persona al cual no le tengo ni una pizca de admiración o será que no puedo entender en ninguna circunstancia la comparación que realiza (No es que no la entienda, sino que no puedo concebir tan idiotez. Perdón)…pero yo no lo puedo disculpar.

La guerra de las Malvina – Patricia Suarez: Un relato que va demasiado deprisa, tan deprisa que no lo he podido apreciar.

No dejes que una bomba dañe el clavel de la bandeja – Esteban Valentino: Tiene un estilo único, va y viene, entre la guerra y un recuerdo se crea una historia, pero enlaza el pasado con el presente, no deja las relaciones al azar. Un gran trabajo, se incorpora al grupo de mis favoritos.

3 comentarios:

  1. Hola^^
    No soy mucho de leer libros de relatos y este no me llama nada la atención, así que lo dejaré pasar.
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Primero que nada, me alegra muchísimo leerte de nuevo, y tenerte presente por este mundillo, ya te extrañaba! jaja
    Que suerte que tienes al tenerlo firmado Yoa! felicitaciones!
    Me gustó mucho la reseña! y más todavía que pudiste comentar cada relato.. me llama mucho la atención 'El alimento del futuro'. Voy a tratar de conseguirlo ya que me gustan este tipo de lecturas.
    En cuanto a Pulsaciones 2, desde mi punto de vista harán con Sue, pero a mi me gustaría que sigan con la relación de Marion y el chico que tampoco recuerdo el nombre jajaja. Me urge saber más de ella que de Sue ... capaz que por sus problemas u-u
    Saludos y un gusto que hayas vuelto con todo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay me olvidé de comentarte que me gustó mucho la nueva cabecera ♥

      Eliminar