lunes, 23 de marzo de 2015

1 · La maldición del virrey

La sinopsis
Tres estudiantes se encuentran atrapados, junto a un misterioso buscador de tesoros, en la misma desesperada búsqueda que, en otra dimensión del tiempo, obsesiona a un antiguo capitán del ejército colonial. Corren tras los pasos de un desertor visto por última vez una fría mañana de 1806. Una bolsa de monedas de oro, una montura criolla y la letra de un tango son las únicas claves de este diabólico enigma para develar una conjura secreta iniciada durante las invasiones inglesas a Buenos Aires.

Mi humilde opinión
La primera reseña de este blog estará dedicada a “La maldición del virrey” por una sencilla pero importante razón: Por ser la primer novela que me sorprendió gratamente cuando apenas era una niña y lo presentaron ante mí con la etiqueta “deber”. En cuanto leí las primeras hojas me olvide que era un deber. Por el contrario lo disfrute, sentía que estaba allí con los personajes viviendo las aventuras que el libro narra, corriendo peligro y buscando aquel tesoro resguardado por una temida maldición.
La trama del libro se entiende perfectamente y se lee en un corto lapso de tiempo, pero no por ello se disfruta poco.
Si hay algo que me gusta en un libro es que se conecte de alguna forma (aunque sea remota) con hechos históricos reales. Condición cumplida por “La maldición del virrey” que narra dos historias, una que corresponde a lo sucedido allá por el año 1806 y otra que es la actual. En esta última los personajes deben esclarecer aquello que ocurrió hace más de doscientos años. Hablemos un poco de los personajes principales...
Juancho es el encargado de relatarnos los hechos de la “historia actual”, con sus descripciones perfectamente podemos “vivir” cada aventura en la cual se sumergen. Al concretar un encuentro corto, pero encuentro al fin con Faver Leo se desencadenan hechos imprevisibles para un joven atento a la mudanza reciente, al viaje de sus padres (que directamente indica un mes solo en Buenos Aires) y a la Universidad.
El gordo Abelardo, amigo de Juancho, es ese compañero que tiene una solución para cada problema. El indudablemente tiene la función de sorprendernos con grandes ideas en aquellos momentos en los cuales la adversidad de no saber que hacer es inminente.
Para describir a Analía robare de este libro un pensamiento de Juancho que a mi entender nos dará una idea de cómo es este personaje: "La mima era inteligente y, además, hermosa. Peligrosa combinación para dos simples muchachos de barrio, pensé".



No hay comentarios.:

Publicar un comentario