lunes, 29 de junio de 2015

15 · Quédense en la trinchera y luego corran de John Boyne


Sinopsis

El 28 de julio de 1914 Alfie celebra la fiesta de su quinto cumpleaños. Coincide con el estallido de la primera guerra mundial. El padre de Alfie, Georgie, decide alistarse inmediatamente porque cree que es su obligación de ciudadano y,además, está convencido, como todo el vecindario, de que todo acabará antes de que lleguen las Navidades. Pero el tiempo pasa y la guerra sigue y, poco a poco, la vida de Alfie se resiente: su madre tiene que trabajar día y noche porque no tienen para comer, unos vecinos suyos, judíos originarios de Praga, empiezan a sufrir el acoso de la gente hasta que unos soldados se los llevan no se sabe dónde, el que había sido mejor amigo del padre, Joe, decide no ir a la guerra y recibe todo tipo de humillaciones e insultos- En medio de este panorama desolador y, después de cuatro años, Alfie decide ayudar a su madre sin que esta se entere, y para eso se dedicará a limpiar zapatos en King´s Cross (solo va al cole los lunes y jueves porque es cuando toca historia y literatura, las dos asignaturas que le interesan) y allí conocerá a todo tipo de personajes. El poco dinero que gana lo deja en el monedero de su madre sin que ella se dé cuenta. Por lo que respecta a su padre, hace tiempo que no tiene noticias suyas; al principio, las cartas eran alegres, explicaba cómo lo entrenaban para convertirse en un buen soldado, pero las últimas son extrañas, incomprensibles (él las ha leído porque ha descubierto que su madre las esconde en el colchón, pero ella siempre le dice que no sabe nada de su padre porque está en una misión secreta). Hace un año y medio de la última carta. Para Alfie eso solo quiere decir una cosa: su padre está muerto y su madre no se lo quiere decir, aunque eso sí, el número que le asignaron cuando se alistó no ha aparecido todavía en las listas de fallecidos que publica el periódico y que Alfie repasa cada día# Una mañana, mientras está limpiando los zapatos a un cliente habitual, un golpe de viento hace que éste pierda los papeles y Alfie descubre, con horror, que el cliente es un médico y que tiene un registro de pacientes ¡donde figura el número de su padre! ¡Georgie está vivo! A partir de ese momento, Alfie sí que tiene una misión: ver a su padre. Por eso, cogerá un tren y llegará hasta el hospital donde, sorteando todo tipo de obstáculos, dará con su padre, aunque el shock que recibirá será tremendo: su padre sufre síndrome postraumático severísimo, le asustan los ruidos, casi no habla y solo al final reconocerá a su hijo. Horrorizado con todo lo que ha visto, Alfie decide sacarlo del hospital convencido de que fuera mejorará. Con su madre no puede contar (entre otras cosas, la ha visto coger el tren para ver a su padre y, por tanto, le ha escondido la verdad), así que a la única persona a la que se atreverá a explicarle su plan es a Joe, el amigo de la infancia de su padre que había decidido no alistarse. Entonces descubriremos el calvario que ha sufrido: acusado por todos de "traidor", sin amigos, recibiendo pedradas de los vecinos, con los libros como único refugio. Ante la negativa de Joe, Alfie decide hacerlo solo: conseguirá llevar a Georgie a casa, pero viendo que no reconoce nada, que le asustan los ruidos y que le pide constantemente sus pastillas (Alfie se las ha olvidado en el hospital), lo lleva a King´s Cross. Una de las escenas más bonitas es cuando Alfie le limpia los zapatos y su padre llora mientras hablan de la inutilidad de la guerra. Todo se complica cuando llega un tren (están al lado de la estación) y el ruido ensordecedor enloquece a Georgie. Este, para intentar calmarlo, va corriendo a comprarle cigarrillos, pero cuando vuelve, ya no está. Alfie regresa a casa y a partir de ese momento se desenmascara todo: un vecino dice haber visto a Georgie, el médico del hospital aparece para denunciar que Georgie ha desaparecido, la madre descubre todo lo que ha hecho su hijo. Finalmente llega otra visita, la de Joe, que explica cómo siguió al niño y ha estado vigilando desde el primer momento a padre y a hijo. Cuando vio que Georgie se colapsaba, se lo llevó a casa. El libro se cierra el 28 de julio de 1922, día que Alfie cumple 13 años; su madre trabaja como enfermera (atiende a soldados que sufren shock postraumático), Alfie pasea con su padre (intuimos que aunque muy recuperado, tiene secuelas), y Joe puede llevar una vida normal. Todos los protagonistas han sufrido las terribles consecuencias de una guerra que, para todos, "acabaría antes de Navidad".

Mi humilde opinión

Se me está haciendo muy complicado encarar la reseña. Tal vez porque el libro es genial, porque quiero recomendárselos a todos o simplemente por la presión del tiempo.La verdad es que no se o en realidad, creo que es por todo eso y varias cosas más.
El libro me lo regalaron para el cumpleaños. Para ser totalmente sincera me regalaron otro pero lo cambie, debido a que el regalo original era el comienzo de una saga compuesta por nueve libros. Si, si señores, nueve libros. No me creí capaz de leerlos en este momento porque por ahora no quiero tardar una eternidad en leer solo una historia. Tal vez en otro momento, quien sabe.
Redondeando para que nadie se duerma mientras lee esta reseña, les cuento que el libro que leí y ahora mismo estoy reseñando es “Quédense en la trinchera y luego corran” de John Boyne, el mismo autor de “El niño con el pijama a rayas” (El cual no leí hasta el momento, pero esta entre mis pendientes, se los aseguro. Vi la película y si no la han visto –lo cual es casi imposible- les sugiero que lo hagan).
“Quédense en la trinchera y luego corran” de John Boyne trata sobre el momento en el cual estallo la Primera Guerra Mundial hasta ocho años más tarde. Nos cuenta la historia de Alfie que cumple cinco años el día en que estalla la guerra, su vida mientras su padre se encuentra peleando en ella, mientras le manda cartas y sobretodo, mientras deja de mandarlas. Alfie es un niño valiente, trabajador, inteligente y de lo más, astuto. Es maravilloso leer las conversaciones de Alfie con algunos adultos, como terminan ciertas charlas porque ante todo él es honesto y dice lo que piensa sin demasiadas vueltas.
La pluma del autor es sensible y hasta llega a ser poética, pero a la vez cruel porque no nos dibuja un historia rosa en medio de la guerra, se arriesga, se anima, habla de la angustia, de la perdida de seres queridos, de la esperanza que tienen todos de que por fin termine la maldita guerra, de la desaparición de vecinos, del temor de las mujeres a perder un hijo, un marido o un padre en la guerra, de los esfuerzos que hicieron las mujeres trabajando cuando antes de la guerra parecía una locura, de los esfuerzos que hacían los niños como Alfie saliendo a escondidas a trabajar, de la tristeza de los niños pensando en que situación estarán sus padres, del día a día de la guerra; porque todo termina y solo hay números y estadísticas pero detrás de ellos, detrás de cada uno de ellos hay una historia. En “Quédense en la trinchera y luego corran” hay una historia, la historia de Alfie que tiene cinco años cuando estalla la guerra, vive el momento en el cual su padre se alista para pelear, ve cuando su vecina y amiga es llevada a la fuerza, lee las cartas de su padre aun cuando su madre las esconde, comienza a trabajar, encuentra el dato que lo conduce a su padre y se lanza allí ¿Por qué? ¿Por qué crees tú? Yo no te lo diré, solo diré que la respuesta esta al final del libro, así que si quieres saberla….a leer se ha dicho!!!
No sé  si hay alguien por aquí que lo haya leído pero lanzo solo un dato: El final del capítulo 10 fue impresionante, a mi parecer, mi humilde parecer.

4 comentarios:

  1. Hola! Tiene buena pinta, muy interesante, además nunca he leído nada sobre la primera guerra mundial... y me has dejado con la intriga jajajajajaj
    Besitos :D

    ResponderEliminar
  2. Hola, tiene buena pinta pero nunca me animo a leer nada sobre la guerra mundial, así que seguramente lo dejaré pasar. Una entrada muy interesante.
    Me quedo por aquí siguiendo tu blog, espero que estés muy bien y que tengas muy buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Hola^^
    El autor me gusta y la verdad es que este libro pinta bastante bien, así que no descarto darle una oportunidad en un futuro.
    besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Del autor sólo he leído "El niño con el pijama de rayas", libro que me cautivó totalmente y te recomiendo mucho. Desde entonces, he querido seguir leyendo sus historias y ésta que reseñas está entre mis pendientes. Ojalá pueda conseguir pronto el libro, porque ver lo bien que lo pones sólo ha aumentado mis ganas de leerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar